Las normas a cumplir dependerán de los riesgos que se quieran cubrir. Hay normas que especifican los requisitos de resistencia a los robos, otras normas de resistencia al fuego y un norma relativa a la resistencia de una caja fuerte a las inundaciones. Normas para la protección contra el robo Lo primero que se espera generalmente de una caja fuerte es que sea a prueba de robos. Para que su caja fuerte sea resistente a los ladrones durante un cierto período de tiempo, la caja debe ser lo suficientemente fuerte como para soportar herramientas como una amoladora o un martillo neumático durante varios minutos, y la cerradura debe ser resistente a los golpes y a la destrucción. Para ello, tiene las normas EN 14450 y EN 1143-1 (la EN 1143-2 es específica para las cajas fuertes de depósito de dinero) o las clases A2P. Así que elegir una caja fuerte aprobada según una de estas normas le garantiza un cierto nivel de resistencia al robo y le permite tener una cierta cantidad asegurable como esta: