El aceite de copra tiene una gran estabilidad frente a la oxidación y un alto punto de fusión (232°C). Por eso este aceite se usa principalmente para freír. Generalmente se vende en forma de margarina, mezclado con otras grasas, como alternativa a la mantequilla animal. Sin embargo, hay que señalar que el aceite de copra contiene principalmente ácidos grasos saturados. El interés nutricional de la copra se debe principalmente al hecho de que permite cocinar a altas temperaturas.